Villas en Sicilia Taormina
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Taormina
Villas en Sicilia Cefalù
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Cefalù
Villas en Sicilia Erice
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Erice
Villas en Sicilia Caltagirone
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Caltagirone
Villas en Sicilia Palermo
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Palermo
Villas en Sicilia Siracusa
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Siracusa
Villas en Sicilia Catania
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Catania
Villas en Sicilia Marsala
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Marsala
Villas en Sicilia Mondello
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Mondello
Villas en Sicilia Modica
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Modica
Villas en Sicilia Noto
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Noto
Villas en Sicilia Ragusa
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Ragusa
Villas en Sicilia Agrigento
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Agrigento
Villas en Sicilia Capo d'Orlando
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Capo d'Orlando
Villas en Sicilia Corleone
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Corleone
Villas en Sicilia Etna
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Etna
Villas en Sicilia Messina
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Messina
Villas en Sicilia Piazza Armerina
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Piazza Armerina
Villas en Sicilia Trapani
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Trapani
Villas en Sicilia Scicli
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Scicli
Villas en Sicilia Sciacca
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Sciacca
Villas en Sicilia Mazara del Vallo
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Mazara del Vallo
Villas en Sicilia Alcantara
Resort y hoteles encantadores en Sicilia Alcantara
  • cefalu paese
  • cattedrale cefalu
  • cefalu centro
  • cefalu la baia di kalura
  • cefalu catted
  • cefalu alto

Cefalù

El pueblo costero turístico de Cefalu se encuentra a 70 kilómetros al este de Palermo, en el norte-centro de Sicilia, es uno de los 15 municipios que forman el Parque de Madonie. Cefalù está incluido en el club de Las aldeas más hermosas de Italia , que es una exclusiva asociación de pequeñas pueblos italianos que se diferencian del otros por su calidad artística, cultural e histórica, por la armonía de la estructura urbana, el modo de conducir la vida y los servicios para los ciudadanos. Las orígenes de Cefalu se remontan a tiempos prehistóricos, su nombre actual fue dado después por los Griegos, las posteriores dominaciones romana, bizantina, árabe y normanda determinaron su casco antiguo de origen medieval, caracterizado por calles estrechas, pavimentadas con piedras de la playa y la piedra caliza de la Roca, donde en su plaza principal se encuentra la famosa Catedral-fortaleza imponente construida por Ruggero II en 1131. Varios los palacios, las iglesias, los monasterios y las capillas que adornan la ciudad desde el punto de vista arquitectónico, entre los que citamos la Itra, Santa Maria della Catena, Santo Stefano o Chiesa del Purgatorio, la Chiesa di S.S. Salvatore, Palazzo Arcivescovile, Osterio Magno, Palazzo Pirajno y el lavadero medieval. Importante es el Museo Mandraliscaque incluye piezas arqueológicas, una galería fotográfica y dinero antiguo. Cefalu conserva su pintoresco puerto con los típicos barcos de colores de madera de los pescadores locales, que se encuentra justo cerca de la playa en el país. En el pueblo existen lugares de reunión y restaurantes, le recomendamos ir sólo a los mencionados en las guías turísticas. Encantadores también los alrededores por sus hermosas playas y cristalinas aguas del mar, incluyendo Kalura, Mazzaforno y Settefrati.

Cefalù está a 45 minutos en coche de Palermo y está situado en el Parque natural de Madonie.

Un bonito pueblo costero de origen medieval

Lugares Turísticos en las cercanías

Palermo

 

La ciudad más árabe de Europa

Palermo

La quintaesencia de Sicilia, Palermo puede ser a la vez ruidosa, elegante, encantadora, reservada y un poco decadente. Centro de la isla desde el siglo IX a.C, su aspecto actual se debe, en gran parte a un pasado lleno de influencias y a la dominación extranjera, que muestra la característica fusión siciliana de arte, arquitectura y estilos de vida heredado de las distintas civilizaciones que han dejado huellas durante siglos. En las calles de su centro histórico inmenso, monumentos elegantes barrocos y normandos coexisten con cúpulas árabes, mientras que los mercados bizantinos "Ballaró", la "Vucciria" y "Il Capo" invaden los populados barrios medievales y en cambio las tiendas con las “marcas” más importantes de Italia se encuentran todos en la central y muy elegante via Libertà. En las últimas tres décadas Palermo ha sufrido varias modificaciones, primero fue "atacada" por el salvaje cemento en sus inmediatos alrededores, a continuación, de forma intermitente fue "recuperada" de la degradación vergonzosa en que había sido abandonada después de la guerra. Su reconstrucción lenta y laboriosa se enfrentó con las diversas burocracias de sus gobiernos, con la especulación y el abandono, el resultado es una ciudad que tiene dos caras, su belleza y indudable encanto artístico en oposición a la escasez de mantenimiento y de los servicios . Sin embargo, su encanto está fuera de duda, no hay ningún rincón en el casco antiguo que no le revelará alguna maravillosa sorpresa sean esas calles, mercados o plazas que le ofrecerán la oportunidad de admirar la belleza arquitectónica aún en parte en decadencia y en muchos barrios históricos podrá degustar la verdadera esencia de la ciudad, su gente cuyas raíces bizantinas y árabes emergen a través de los gestos y las voces de los vendedores ambulantes en los mercados locales pintorescos y coloridos, donde se vende todo, desde el pescado, a la ropa, desde las especias hasta los productos de la cocina típica de platos preparados y degustado por la calle, todo es una experiencia sensorial. Parada necesaria serán también los tanto numerosos como famosos monumentos, iglesias, plazas, catedrales, palacios de la nobleza de los cuales recordamos la Catedral, el Palazzo Reale, la Cappella Palatina, la Martorana, San Giovanni degli Eremiti, la Iglesia de Spasimo en el barrio La Kalsa (el más antiguo de Palermo), la iglesia de Santa Maria della Catena, Casa Professa, la iglesia de la Magione, la iglesia de la Gancia, el palacio de Aiutamicristo, el Steri, Abatellis, Chiaramonte, la Palazzina Cinese y la Villa Giulia, el Orto botánico del siglo XIX, Giardino Inglese, Parco d'Orleans, Villa Malfitano Whitaker, además de la famosas plazas como la Piazza Marina, Piazza della Vergongna, Quattro Canti, Piazza Magione, Piazza Indipendenza y Piazza Politeama que tienen que ser visitadas con atención, aunque nuestro consejo es ir a "buscar" los lugares menos turísticos y un poco apartados con la ayuda de alguna buena guía turística alternativa para descubrir la parte gastronómica de la ciudad que le revelará otras sorpresas. Usted tendrá que calarse en la atmósfera caminando por callejuelas o pedir a los cochero con caballos de ir a dar una vuelta fuera de los circuitos turísticos tradicionales. Si hay tiempo vale la pena visitar la zona que rodea la ciudad y en particular Monreale donde está el Chiostro dei Benedettini uno de los mejores ejemplos de arquitectura árabe-normanda de Sicilia y Mondello en cuyo golfo surgen algunas mansiones históricas que son los más altos ejemplos de arquitectura de la época "liberty" de Sicilia.

 

Castelbuono

 
Castelbuono

En el corazón de los Montes Madonie surge el poblado de Castelbuono: con su Castillo encima de la colina de San Pietro, parece un pueblo de otros tiempos! Castelbuono destaca en el medio de la escenográfica vegetación del Bosco donde abundan encinas, castaños, cerezos y sobretodo fresnos. El fresno es el árbol a partir del cual, incidiendo la corteza del tronco, se obtiene un liquido azucarado que, con el calor del sol que lo coagula, se convierte en “Maná”. La maná es una esencia con muchas propiedades desintoxicantes pero a la vez está muy utilizada en la confiterí tradicional local. Castelbuono es uno de los pocos pueblos, entre los cuales hay que añadir la cercana Pollina, donde se sigue extraendo la “maná”de los fresnos, permitiendo de esa forma que sigua existiendo la antigua profesión de cultivador de fresnos. La fundación de Castelbuono se debe a la presencia de un pequeño centro bizantino “Ypsigro”(que en la etimología bizantina significa lugar fresco), que surgía en los alrededores de la ciudad actual. A partir del Siglo XIV la historia de Castelbuono está inseparablemente vinculada con la del Condado de Geraci y de la familia Ventimiglia, bajo cuya culturalmente alumbrada administración, el centro conoció durante unos siglos un crecimiento progresivo. En el Siglo XVI le fue otorgado el título de “Capital del Estado de los Ventimiglia” que en ese entonces incluía muchos “feudos” y más de “veinte terrenos”. Hoy quedan recuerdos y memorias de este pasado en el Castillo de los Ventimiglia, edificado en 1316 por voluntad del conde Francesco I. En la plaza central, Plaza Margherita, decorada en el medio con una fuente del Siglo XVI se encuentra la Iglesia de la Matrice Vecchia (construida a mediados del siglo XIV) con un portal del Renacimiento en la fachada y una torre campanaria de mayólica. A partir de piazza Margherita empieza la calle de Sant’Anna que a través de un camino, señalado y embellecido por un maravilloso portal gótico de madera de 1316, lleva al impresionante Castillo en frente, ubicado en cima de dos grandes y sugestivas gradas. A pesar de los daños subidos, el Castillo sigue guardando el carácter y los rasgos del típico señorío medieval como la planta regular y las torres cuadradas. El interior es por supuesto digno de la nobleza que vivía ahí, y presenta, por lo tanto, unas elegantes salas con estucados obras de los hermanos Serpotta. El Castillo, plató de la pelicula ganadora del Premio Oscar “Nuovo Cinema Paradiso” del director Giuseppe Tornatore, es hoy sede del Museo Cívico que cuenta con secciones de arqueología, arte sacra y con la pinacoteca que a veces expone pinturas contemporaneas. La artesanía en Castelbuono es todavía muy importante, los trabajos en madera y en hierro forjado gozan de mucha fama y están muy apreciados. Merece además ser mecionada la artesanía femenina especialmente los bordados, los encajes y otros trabajos de tejeduría. Por lo que concierne los productos típicos, la confitería es muy apreciada en el extranjero. Entre las especialidades que se pueden probar destacan las “palomas y los huevos de Pascua” pintadas a mano, los “panettoni” a la maná, los dulces de almendra, las galletas de muchas formas y gustos y un pan casero muy rico. Un lugar muy importantes ocupan ya algunas empresas de vino y de aceite de oliva cuyo productos tienen una calidad excelente y que además se suelen exportar en todo el mundo. La fiesta de la Patrona Santa Anna, el 27 de Julio es una de las más importantes manifestaciones del pueblo; “l’Arruccata di li Ventimiglia”, es una representación con traje de la época en la cual se evocan actuando los momentos principales de la historia de Castelbuono.

 

Imera

 
Imera

La necrópolis de Himera (Palermo), alrededor de 12.000 tumbas de la edad pre-romana con esqueletos de soldados y civiles, así como casas y templos que remontan a los siglos VI y V a. C. Algunos de los restos fueron trasladados al cercano Museo Antiquarium, En el sitio se establecerá probablemente un Parque Arqueológico. En el Museo Antiquarium también fue expuesta la Phiale Aurea de Caltavuturo después de haber residido en el extranjero por varias décadas. La forma - phiale mesomphalos en griego, mejor conocida en latín como patera umbilicata - se conecta sobre todo a un objeto destinado a la esfera sagrada, donde se utilizaba como copa para la ofrenda votiva, en este caso podría haber sido parte del tesoro de un santuario. Se caracteriza por un omphalos central (ombligo), y decoradas con motivos impresos o grabados que cubren toda su superficie y que se distribuyen en cuatro líneas concéntricas, es decir, las bellotas, las abejas y las nueces de haya que se conectan entre sí a través de líneas, nudos y perlas pequeñas. Un motivo vegetal refinado, con racimos, hojas y vides ocupa el área interior. El borde exterior lleva la inscripción, en griego, que según una interpretación representaria el nombre del dedicante Damarco, hijo de Achryrio, así como una indicación del peso en oro de la copa. El Phiale remonta a la segunda mitad del siglo IV y la primera mitad del siglo III a. C.

 

Gratteri

 
Gratteri

Gratteri es un Gratteri es un pueblo pintoresco de alrededor de 1000 habitantes ubicado a una altura de 650 metros y rodeado de un bosque llamado el bosque de las Madonie, que llega hasta el golfo de Cefalú y comprende el segundo macizo más alto que hay en Sicilia después del Etna. El primer asentamiento de origen árabe es del Siglo IX. En 1059 llegaron los Normandos a los que se debe la construcción de muchas abadías como la de San Giorgio, de la cual quedan elementos decorativos parecidos a los de la catedral de Cefalú, las paredes, y la planta basilical con tres naves. A partir del siglo XV Gratteri fue gobernada por los Ventimiglia, que extendieron el antiguo núcleo medieval caracterizado por el castillo y la muralla que lo rodeaba. En Gratteri se respira una atmósfera auténtica, muy típica de los pueblos sicilianos antiguos y de montaña. Aquí, lejos de los lugares turísticos y de la muchedumbre, es posible descubrir la tranquila vida de pueblo con sus antiguas tradiciones, y pararse en algún restaurante para degustar la excelente cocina local, y muy probablemente ser tratado con mimo por ser los únicos clientes que hay. Gratteri ha alcanzado el perfecto equilibrio entre el mantenimiento de sus tradiciones y una moderada e inteligente apertura hacia un turismo eco-sostenible; no es casualidad, de hecho, que hoy día algunos personajes del mundo del espectáculo (como la periodista Lilli Gruber) veraneen a menudo aquí, e incluso hayan comprado viejas viviendas en el casco antiguo. Hoy el Castillo ya no está, pero ha permanecido la característica planta medieval. La avenida Corso Umberto es el corazón del pueblo, donde se encuentra la catedral dedicada al Arcángel San Miguel, construida por encargo de la familia Ventimiglia a lado del castillo, probablemente como capilla privada. La inscripción que se halla en una de las campanas data la fecha de 1390. En el interior de la catedral se encuentra un precioso relicario de plata donde se conservan las cuatro espinas de la corona de Jesucristo, un tesoro de inestimable valor religioso venerado por la gente del pueblo, que además suele celebrarse con una fiesta el primer domingo de mayo. Las espinas fueron traídas directamente desde Jerusalén por el conde Ruggero d’Altavilla. En 1648 el barón Don Lorenzo Ventimiglia encargó que se construyeran, en honor de las Santas Espinas, un suntuoso altar de mármol y una sólida caja de hierro. A los dos lados de la caja habían sido colocados dos ángeles (desafortunadamente no se han conservado). Uno llevaba el blasón de Gratteri, que muestra una paloma que bebe de una fuente, y alrededor la inscripción: “Tuere Nobile Graterium”. Tanto el altar como la preciosa caja hoy se pueden admirar en la capilla de las Santísimas Espinas en la Iglesia Madre. Hasta hace poco los habitantes, si ocurría algún desastre por causas naturales, si soplaba por ejemplo un fuerte viento del siroco o bien había una sequía, exhibían las Santas Espinas en la calle para que Dios hiciera cesar el flagelo. Uno de los lugares con más encanto es sin duda una cueva llamada “Grattara”; el nombre del mismo pueblo dio probablemente origen a este topónimo. Está al pie del Pizzo di Pilo y desde esta altura, más de 1000 metros, se puede gozar de un paisaje impresionante. Se llega cruzando un camino sinuoso pero bastante practicable que pasa por un exuberante pinar hasta un pequeño macizo llamado “lazzu di vuoi” (lecho de bueyes), y desde ahí hay un pequeño sendero que lleva a la cueva. En el medio de ésta hay un cráter de piedra formado a causa del goteo perenne de las aguas. Se accede a la fuente a través de una pequeña escalera natural. Es justamente en este hábitat donde puede encontrarse el hermoso y raro Abies Nebrodensis , una especie endémica que sigue existiendo desde le época de las antiguas glaciaciones. La cueva de Grattara además pertenece a la historia y al folclore de Gratteri porque según la leyenda, este era el refugio de la Befana, una vieja bruja (aquí tiene el apodo de “a vecchia”) que aparece normalmente por la epifanía católica, pero aquí en este pueblo visita a los habitantes en Nochevieja, bajando por las chimeneas de las casas envuelta en una sábana blanca y llenando de regalos los calcetines de los niños. La Cueva Grattara sigue siendo hoy en día la meta de la tradicional procesión con antorchas de fin de año que empieza desde la plaza mayor del pueblo y acaba con la quema del fantoche de una vieja, entre cantos y música popular. Otra antigua y característica fiesta se celebra el 18 de marzo, la noche que precede al día de San José. En Gratteri, como también en otras localidades de Sicilia, se suelen encender fuegos, antorchas y hogueras: muy típicos son por ejemplo “i vampi”, es decir, pilas de leña que la gente amontona en cualquier plazoleta y prende fuego cuando pasa el Santo en procesión. A las llamas que se desprenden les suelen llamar “luminarie”. Cuando las pilas de leña se han quemado, utilizan la brasa para hacer barbacoa y preparar alcachofas y salchichas que luego se reparten entre los presentes.

 

Parque Natural de Madonie

 
Parque Natural de Madonie

Madonie representan uno de los ecosistemas de montaña más famosos de la cuenca del Mediterráneo por su rica flora y vegetación de interés sustancial. El Parque Natural de Madonie fue creado en 1989, tiene una superficie de aproximadamente 40.000 hectáreas, que se sitúa en el territorio de 15 municipios: Petralia Sottana, Isnello, Polizzi Generosa, Geraci Siculo, Collesano, Cefalu, Gratteri, Castelbuono, Caltavuturo, Scillato, Petralia Soprana, Pollina, Castellana Sicula, Sclafani Bagni y San Mauro Castelverde. El pico más alto en el parque es Pizzo Carbonara, con sus 1979 metros es la segunda montaña más alta de la isla. Los bosques, al pie de este montaña se encuentran entre los más diversos del Mediterráneo. Hasta 1.500 metros crecen hayas, olmos, encinas, alcornoques e incluso acebos. En esta zona se han encontrado un nicho ecológico y también un alto número de plantas endémicas. Los pueblos de montaña, muchos de ellos fundado por los árabes y los normandos para defender la zona interior, ofrecen un atisbo casi intacto de los antiguos pueblos del interno. En el Parque tienen lugar varias actividades, incluida la producción de quesos finos de ovejas , la cría de ovejas y artesanía local, como la cerámica de Polizzi Generosa y Collesano, la elaboración de la piedra en Geraci, la construcción de artículos de madera como los barriles, escaleras y mangos de herramientas, la construcción de canastas de mimbre trenzado. Hay empresas de menor tamaño, que producen excelente aceite de oliva en San Mauro Castelverde y Scillato, deliciosos postres y licores en Castelbuono, donde también hay una empresa de vinos muy importante, Abbazia Santa Anastasia, cuya sede y bodegas se encuentran en un viejo convento, rodeado de colinas cubiertas de viñedos. El parque ofrece varias rutas para explorar a pie o a caballo para descubrir su encantadora belleza y el encanto oculto, algunos de los destinos favoritos son el anfiteatro natural del Monte Quacella, Piano Cervi y sus hayas rojas, el Santuario della Madonna dell’Alto, Piano Pomo con acebos que alcanzan alturas y proporciones inimaginables, la Grotta del Vecchiuzzo en Petralia Sottana, el valle Madonna degli Angeli que bordea la ladera del Monte San Salvatore y el valle bucólico de Pomieri. Estos senderos son de fácil acceso y bien marcados, todavía hay un mapa específico de los caminos que se encuentran disponibles en nuestras casas en la zona. Para aquellos que quieran descubrir el alma social y cultural antigua de la isla, ahora desaparecido casi por completo en otras partes de Sicilia, le recomendamos que visite la zona montañosa del parque, incluyendo Castelbuono con su impresionante castillo de Ventimiglia, Polizzi Generosa, que se levanta sobre una cresta de roca a más de mil metros de altura, que tiene un casco antiguo encantador lleno de iglesias y monumentos, Petralia Sottana fundada por los normandos y Petralia Soprana el pueblo más alto de Madonie, un pueblo pequeño y medieval donde el tiempo parece haberse detenido, Geraci Siculo con sus estrechas calles empedradas y Ganci con la mejor vista del conjunto de Madonie. Cuanto más te sumerjas en el corazón del parque tanto encontrará algunos atisbos intactos del campo siciliano. En casi todos los pueblos del parque las fiestas religiosas siguen siendo muy importantes, muchos de estos en las décadas se han convertido en las fiestas tradicionales del país junto a los numerosos festivales de los productos tradicionales, no es raro encontrar una durante todo el año. Pero el parque también ofrece otras oportunidades. Para los amantes del golf se ha planteado recientemente, entre cítricos y olivos seculares, un campo de unos 18 hoyos cerca de Campofelice di Roccella. Cerca de Petralia Soprana en un denso bosque para el disfrute de adultos y niños está el nuevo Parco Avventura Madonie, con varias acrobacias, trepar a los árboles, montar a caballo, tiro con arco, senderismo, y muchas otras atracciones. Para los amantes del mar en el noreste en el parque, con vistas al Mar Mediterráneo está la encantadora ciudad turística costera de Cefalù, y poco después la ciudad de Finale di Pollina, en esta hermosa franja de costa hay numerosas bahías y calas con pequeñas playas de arena fina. En Madonie también hay una muy buena cultura Eno-gastronómica que se ha desarrollado sobre la base de los muchos productos locales se incluyen los frijoles “a badda” de Polizzi, que se han convertido en uno de Slow Food, verduras, y hortalizas de montaña y la carne de las crías del área. En los últimos años han nacido numerosos restaurantes que han revisado y revaluado la cocina local, la mayoría concentrados en los pueblos de Gratteri, Castelbuono, Polizzi Generosa y Castellana Sicula, si quiere saber más, puede solicitarnos información y direcciones. También hay bares y pastelerías para degustar las tradicionales galletas y pasteles en la zona. Para ver toda la zona del parque se puede conectar al mapa de Madonie.

 

Polizzi Generosa

 
Polizzi Generosa

El origen de este pequeño pueblo medieval, que se encuentra en el interior del Parque Natural de las Madonie, sigue sin ser muy clara como su fecha de nacimiento. Los restos de una necrópolis, el hecho de que se hayan encontrado monedas y algunos objetos de terracota dejan suponer que existiese una ciudad ya en el periodo helenístico. El nombre Polizzi podría proceder del griego Polis si es la Atenas siciliana de la cual hablaba el historiador Diodoro Siculo, o más bien del nombre del antiguo pueblo, los Palicios. Polizzi obtuvo el apodo de “Generosa” por Federico II en 1234 se supone por la riqueza de su territorio y desde ese entonces sigue siendo apodada asì. Polizzi, menos que por cortos plazos de tiempo, fue una ciudad demanial o sea libre e independiente, con su gobierno y sus leyes rectas y justas. Ha sido muy a menudo lugar de permanencia de muchos Príncipes y Soberanos entre los cuales la Reina Isabel de Aragón, el Imperador Carlos V y la Reina Blanca de Navarra (vicaria del Reino de Sicilia). El periodo de su mayor esplendor fue el Renacimiento, y eso se puede explicar por el hecho que fue el eje principal de un sistema de carretera muy evolucionado por la época; las dos carretteras reales las trazzere, eran los enlaces más importantes entre Palermo, Messina y la zona de Licata. A lo largo de los dos brazos del río Imera (que era todavía navegable), se extendía la “via del grano”, atravesada por grandes valles de cereales y trigo y dominada por Polizzi, que además controlaba las aduanas y los derechos. La presencia de muchas familias nobles y la ley de “Primogenitura” establecían que los hijos menores pertenecientes a la nobleza tuviesen que dedicarse a la vida monástica, eso por cierto explica la conspicua cantidad de iglesias y de conventos, verdadera joyas arquitectónicas, que guardan en sus interiores muchas obras maestras. La presencia de estas iglesias, de algunos palacios aristocráticos, rodeados por pequeñas costrucciones medievales que se amontonan alrededor de la roca, le confieren el fascino del poblado “perdido” en el tiempo, donde es posible asistir a escenas de vida ordinaria y popular, inmersos en un paisaje prácticamente casi incontaminado en el cual las vistas se abren hacia el natural espectáculo ofrecido por las montañas de las Madonie que encuadran valles verdes y delimitan los espesos bosques que los atraviesan. Hoy Polizzi ha alcanzado el equilibrio entre un discreto desarollo, una atenta conservación de las tradiciones y un turismo sostenible que la convierten en la meta ideal para el viajero a la busqueda de lugares capaces de regalar sensaciones que muy dificilmente se podrían probar en otros lugares de Sicilia. Polizzi es un pueblo con mucha historia y orgulloso de sus tradiciones, por eso la gente que vive aquí está siempre muy disponible para mostrar al turista su cultura, sea esa el folclor, la arquitectura o la gastronomía. Dando vuelta por sus estrechas y empinadas calles, en cada rincón se puede encontrar alguna iglesia, a veces simple otra vez fastuosa, algún palacio adornado con muy buen gusto, simples casitas, patios y corrales, jardines y huertas, pequeñas tiendas de artesanía, bares, museos y algunos buenos restaurantes con los platos típicos de la cocina siciliana. Además de las vuentiún iglesias, entre las cuales hay que mencionar las de Santa Marguerita, Santa María de las Gracias, el Carmen, la Iglesia Madre, la Comienda, San Gandolfo, San Nicoló de Franchis, Santa María de los Esclavos y los antiguos Palacios de la nobleza como el Caruso-Porcaro, el Carpinello y el Gagliardo, hay también un museo ambiental y uno arqueológico, los restos de el Castillo fortificado por Ruggero el Normando, la torre de Leo en el barrio bizantino y finalmente los Arcos, que es un acueducto construido a final del 1400.

 

Santo Stefano di Camastra

 
Santo Stefano di Camastra

 

Parque de los "Nebrodi"

 
Parque de los

El Parque Natural de Nebrodi se extiende por un área de 70 Km junto a las montañas Madonie al oeste y a los Peloritani hacia el este, y forman los Apeninos sicilianos. El Parque tiene vistas, hacia el norte, directamente al mar Tirreno, mientras que la frontera sur es el volcán Etna, caracterizada, en particular, por el río Alcántara y el río Simeto. Los principales elementos que más fuertemente caracterizan el paisaje natural de Nebrodi son la diversidad de los modelos de los relieves, la rica vegetación y los humedales. Sus picos, que se elevan hasta la máxima cuota de 1847 metros sobre el nivel del mar con el Monte Soro, tienen los bordes abombados y se abren en amplios valles surcados por numerosos ríos que desembocan en el mar Tirreno. En otras zonas el paisaje adquiere aspectos de dolomías, con formas irregulares y perfiles rudos. Este es el caso de Monte San Fratello, y especialmente de Rocche del Crasto, en el territorio de Alcara Li Fusi y S. Marco D'Alunzio, una pintoresca y resistente roca caliza que recuerda la formación de las Dolomitas. Los Nebrodi están caracterizados por bosques ricos y encantadores, grandes praderas verdes, lagos silenciosos y arroyos que fluyen en contradicción con la imagen más común de Sicilia como un lugar seco y abrasado por el sol. El parque cuenta con diversos destinos turísticos y lugares de interés como el Castillo de Impallaccionata o Pietratagliata, el Lago de Maulazzo a 1.400 metros fijado en el bosque de hayas de Solazzo Verde y del lago de Biviere en el territorio de Cesaró, que es la zona húmeda de montaña de mayor valor naturalístico de Sicilia . Los bosques de Zerbetto, Malo Passo, Fossa del Lupo y Mangalaviti y Serra del Re entre Longi y Bronte, accesible por Galati Mamertino, un lugar de extraordinaria belleza y encanto, por su densa vegetación y numerosos arroyos que lo atraviesan. Las ciudades que están dentro del Parque de Nebrodi son 23: Acquedolci, Alcara Li Fusi, Capizzi, Caronia, Cesarò, Floresta, Galati Mamertino, Longi, Militello Rosmarino, Mistretta, Sant’Agata Militello, Santa Domenica Vittoria, San Fratello, San Marco d'Alunzio, Santo Stefano di Camastra, San Teodoro, Tortorici, Ucria, Bronte, Maniace, Randazzo, Cerami y Troina.

 

Sperlinga

 
Sperlinga

Sperlinga, es un pequeño y encantador pueblo en la provincia de Enna, que surge en el lado de una roca utilizado desde la epoca de los sicanos como asentamiento rupestre. Se encuentra entre los montes Nebrodi y Madonie a 750 m sobre el nivel del mar, a 47 kilómetros de Enna. Su nombre proviene del griego y significa " spelonca ", gruta. La historia de Sperlinga está estrechamente ligada a la de su curioso e interesante castillo medieval, que aparece en la lista de "castillos de Italia." Construido alrededor del 1082, el castillo fue excavado en una gigantesca masa de piedra arenisca, con paredes gruesas de piedra, y escalones tallados en la roca, con habitaciones obtenidas del macizo rocoso y protegido por barreras naturales del sitio donde se encuentra . Sperlinga y su castillo pasaron a la historia durante las Vísperas Sicilianas, cuando Sperlinga fue el único lugar en Sicilia, que proporcionaba un refugio a los franceses, mientras que en la isla ardía una rebelión contra los angevinos. En el portal del castillo, los habitantes entallaron con orgullo la siguiente inscripción: Quod siculis placuit sola Sperlinga negavit: "Lo que a Sicilia le agradaba, solo a Sperlinga disgustaba ". Una empinada escalera de piedra conduce al mirador con una impresionante vista hacia el altiplano de Ganci, a las Madonias, los montes Nebrodi y finalmente, hacia el Etna. El pueblo se compone de unas cincuenta interesantes cuevas talladas en la roca por los bizantinos y dispuestos en varios niveles que hasta el 1800 constituían el centro abitado.
En la actualidad, las cuevas son utilizadas por los habitantes como depósitos o establos para los animales o con la adición de una fachada, en casas. Algunas de las cuevas mas cercanas al castillo fueron compradas por el municipio y convertidas en museo. Una de estas con más de 165 m2 de ancho, conserva numerosos objetos de la cultura material, en particular de la cultura rural de la época y representa el Museo Etnoantropologico que se puede visitar siguiendo el mismo itinerario del castillo.

 

Petralia Soprana

 
Petralia Soprana

Petralia Soprana se encuentra en el corazón de Sicilia, en la provincia de Palermo. Es el pueblo más alto entre los que se encuentran en los Montes Madonie y domina un panorama muy amplio que incluye las cimas nevadas del Etna, la ciudad de Enna, los otros montes que hay en el palermitano y los valles con los riachuelos de los campos alrededor. Las vistas desde Petralia, en los días en que las nubes se quedan en alturas bajas, regalan paisajes suspendidos e inolvidables puestas de sol. Ya durante la dominación griega y cartaginesa centro muy importante, Petralia fue después la primera ciudad a ser dominada por los Romanos que le dieron el nombre de “Petra”. Petralia además proporcionaba una importante cantidad de trigo al Imperio Romano. Después de la conquista árabe, su nombre pasó a ser “Batraliah” y se convirtió en una potente fortaleza en la época de los Normandos. Hoy en día el pueblo sigue conservando el mismo plan urbanístico medieval, con calle estrechas pero bien pavimentadas, iglesias y palacios nobiliarios, sugestivos patios, casas de piedras y plazoletas con miradores estupendos. Petralia Soprana es un pueblo que quizás quede afuera de las típicas rutas turísticas y que más bien “sobrevive a sí mismo” guardando un aspecto de “pesebre viviente”, pero es al mismo tiempo por estas características que se puede considerar fascinante y exclusivo. Los visitadores más atentos e informados que quieren explorar lugares antiguos y olvidados prefieren sin duda Petralia a muchos otros sitios igual más famosos. Merece de todas formas una visita y para poder apreciar mejor su belleza se aconseja hacerlo incluyendo en la ruta los interiores de algunos palacios nobiliarios que esconden auténticas obras maestras fruto del arte y del ingenio humano (a veces para visitar los que habitualmente están cerrados es necesario un poco de osadía y de suerte). En el pueblo hay además muchos monumentos e iglesias de gran relevancia arquitectónica como por ejemplo: La Iglesia Madre que edificada en el Siglo XV refleja, con su silueta simple y rigurosa, la cultura arquitectónica medieval. Consagrada a los Santos Pedro y Pablo mira hacia una plaza muy bonita con una columnata del Siglo XVII con 18 columnas dobles realizadas por los hermanos Serpotta. En su interior está guardado el primer crucifijo de Fra’ Umile Pintorno (1580-1639), autor de numerosos crucifijos presentes en otras iglesias sicilianas. Desde el portal de la Iglesia se puede gozar de una vista sugestiva hacia los pueblos de Piano Battaglia, Polizzi Generosa hasta llegar a distinguir Enna y el volcán Etna. La Iglesia de Santa Maria de Loreto, construida en el Siglo XVII y después renovada en 1750, está ubicada sobre los restos de un Castillo Sarraceno, su fachada barroca parece cerrada entre dos valiosos campanarios con agujas cuyos colores brillan bajo el sol. La forma de la Iglesia es casi circular, con planta de cruz griega, con muchos estucos dorados de flores y hojas que se elevan hacia una cúpula ligera que apoya en cuatro pilares. Es posible apreciar además un retablo de mármol de final de Siglo XV que se atribuye a Domenico Gangi. Las paredes de la sacristía están embellecidas por pinturas de gran valor, frescos del siglo XVIII y paramentos de la época. Muy interesante es también el panorama sobre el valle que se puede observar detrás de la Iglesia. En Petralia sigue activo una de los yacimientos de sal más ricos de Europa: una enorme masa de sal cerrada en el corazón de un monte que llega hasta 1100 metros de altura. En el subsuelo se encuentran más de 40 kilómetros de galerías donde se efectuan todas las operaciones a partir de la extracción hasta el embalaje. Un sistema de ventilación permite un ambiente seguro y confortable. La sal de Petralia tiene por su naturaleza unas características especiales y inimitables. Las cuevas están abiertas al público con cita previa llamando al ayuntamiento de Petralia Soprana. Otra “joya” de Petralia es el Parque Aventura, una fantástica ruta a través del bosque para los jóvenes y no solo! Además son muchas las fiestas y las celebraciones en el pueblo: la Fiesta de la Sal Gema (el ultimo domingo de agosto) y el “Matrimonio Baronale” (es decir “la boda de los barones” se celebra el 15 de agosto), una recreación histórica de las bodas nobiliarias con trajes del Siglo XVIII, y con damas, caballos y caballeros que desfilan entre las antiguas calles del casco antiguo hacia la sugestiva Piazza Duomo, con la ceremonia que culmina con el coreográfico Baile de la Cordella y con la Giostra degli Stendardieri (el Tiovivo de los Estandarderos).